ALEXANDER OPARIN EL ORIGEN DE LA VIDA PDF

El problema que plantea el conocimiento del origen de la vida, viene desde tiempos inmemoriales, preocupando al pensamiento humano. Si la vida es de naturaleza material, estudiando las leyes que la rigen podemos y debemos hacer lo posible por modificar o transformar conscientemente y en el sentido anhelado a los seres vivos. Ese problema era el origen de la vida. Los problemas de las Ciencias Naturales fueron postergados a segundo plano.

Author:Arashibei Dalar
Country:Singapore
Language:English (Spanish)
Genre:Spiritual
Published (Last):26 November 2014
Pages:318
PDF File Size:2.59 Mb
ePub File Size:12.33 Mb
ISBN:584-5-61150-523-3
Downloads:2608
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Takasa



Esa nueva concepcin de la naturaleza era tan diferente, que muchos la catalogaron como poco seria e incluso llegaron a tildarla de peligrosa. El Origen de las especies, del naturalista ingls Charles Darwin, fue el primer paso de una serie de textos de carcter cientfico en torno al tema de la evolucin, complementado en por El Origen del hombre, que se dedic expresamente a observar el nexo existente entre el ser humano actual y los primates.

Si bien se han publicado varios trabajos que profundizan o hacen claridad sobre las obras de Darwin, un trabajo equivalente en el tema de la iniciacin de la vida slo est presente en la obra de Oparin, que se encarga de explicar los pasos anteriores que ilustran la fase primigenia de la cadena evolutiva. Hasta hace poco, los esfuerzos por responder a la pregunta sobre cmo se origin la vida fueron consideradas especulaciones irresponsables que no correspondan a cientficos serios.

La situacin ha cambiado por completo. De manera general, hoy se acepta que las primeras formas de vida en la Tierra no fueron el resultado de un evento sbito, sino ms bien de uno, cuya repeticin era parte integral del desarrollo general de la materia. Esa situacin hace que el tema del origen de la vida sea objeto de una investigacin cientfica a profundidad.

Antes de dedicarnos puntualmente a la presente obra, es conveniente revisar un poco los presupuestos que subyacen tras la produccin cientfica del autor. Oparin se interes desde muy nio por las plantas, posiblemente por haber nacido en un rea rural cercana al ro Volga; esa inclinacin se vio estimulada por la lectura de la teora de la evolucin de Darwin, que para ese entonces ya era comentada en los centros de estudios a lo largo y ancho de Rusia.

En sus tiempos de estudiante de la ctedra de fisiologa vegetal, Oparin no poda aprobar que los primeros organismos hubieran podido elaborar procesos de fotosntesis; consideraba difcil que un organismo se constituyera slo a partir de dixido de carbono, nitrgeno y agua. Tal afirmacin estaba en contrava de la teora de la evolucin de Darwin, en la que Oparin se haba nutrido desde muy temprano.

Como resultado de sus estudios, Oparin public en El origen de la vida, un texto que se encarga de presentar con lenguaje muy sencillo cmo la evolucin de la materia orgnica se inici aun antes de la formacin de la Tierra. Despus de que el planeta termin su conformacin, y despus de que su litosfera, atmsfera e hidrosfera se desarrollaron, la materia, que era muy elemental, se hizo ms compleja. Entonces evolucionaron las primeras formas de vida, y tanto su estructura como su metabolismo evolucionaron paulatinamente.

El trabajo, publicado por primera vez en Mosc hacia , no fue conocido de manera ms amplia sino hasta cuando John D. Bernal lo incluy en su The origin of life en Desde entonces la incidencia de Oparin ha sido muy diversa: estableci el puente entre lo vivo y lo inerte, redonde la teora propuesta por Darwin con respecto a la evolucin, puso al mundo cientfico a pensar sobre las relaciones entre los organismos y el medio que los rodea y abri la posibilidad de estudiar los fenmenos biolgicos en el cosmos.

Oparin se hizo importante por su explicacin del origen de la vida como el paso de las protenas simples a los agregados orgnicos por afinidad funcional. Aunque algunas de las afirmaciones de Oparin han sido revaluadas, lo que s es importante destacar es que su produccin es campo frtil para el surgimiento de toda clase de preguntas en las disciplinas cientficas, haciendo que los dogmas no sean ya los que manejen el curso del conocimiento. Hoy, al bordear los ochenta aos de la aparicin de su primer libro, Oparin sigue siendo punto de discusin de legos y expertos.

Cul es su origen? Cmo han surgido los seres vivos que nos rodean? La respuesta a estas preguntas entraa uno de los problemas ms grandes y difciles de explicar que tienen planteado las ciencias naturales.

De ah que, consciente o inconscientemente, todos los hombres, no importa cul sea el nivel de su desarrollo, se plantean estas mismas preguntas y, mal o bien, de una u otra forma, les dan una respuesta.

He aqu, pues, que sin responder a estas preguntas no puede haber ninguna concepcin del mundo, ni aun la ms primitiva. El problema que plantea el conocimiento del origen de la vida, viene desde tiempos inmemoriales preocupando al pensamiento humano. No existe sistema filosfico ni pensador de merecido renombre que no hayan dado a este problema la mayor atencin. En las diferentes pocas y distintos niveles del desarrollo cultural, al problema del origen de la vida se le aplicaban soluciones diversas, pero siempre se ha originado en torno a l una encarnizada lucha ideolgica entre los dos campos filosficos irreconciliables: materialismo e idealismo.

De ah que, al observar la naturaleza que nos rodea, tratamos de dividirla en mundo de los seres vivos y mundo inanimado, o lo que es lo mismo, inorgnico. Sabido es que el mundo de los seres vivos est representado por una enorme variedad de especies animales y vegetales. Pero, no obstante y a pesar de esa variedad, todos los seres vivos, a partir del hombre hasta el ms insignificante microbio, tiene algo de comn algo que los hace afines pero que, a la vez, distingue hasta a la bacteria ms elemental de los objetos del mundo inorgnico.

Ese algo es lo que llamamos vida, en el sentido ms simple y elemental de esta palabra. Pero, qu es la vida? Es de naturaleza material, como todo el resto del mundo, o su esencia se halla en un principio espiritual sin acceso al conocimiento con base en la experiencia? Si la vida es de naturaleza material, estudiando las leyes que la rigen podemos y debemos hacer lo posible por modificar o transformar conscientemente y en el sentido anhelado a los seres vivos.

Ahora bien, si todo lo que sabemos vivo ha sido creado por un principio espiritual, cuya esencia no nos es dable conocer, deberemos limitarnos a contemplar pasivamente la naturaleza viva, incapaces ante fenmenos que se estiman no accesibles a nuestros conocimientos, a los cuales se atribuye un origen sobrenatural. Sabido es que los idealistas siempre han considerado y continan considerando la vida como revelacin de un principio espiritual supremo, inmaterial, al que denominan Alma, espritu universal, fuerza vital, razn divina, etc.

Racionalmente considerada desde este punto de vista, la materia en s es algo exnime, inerte; es decir, inanimado. Por tanto, no sirve ms que de materia para la formacin de los seres vivos, pero stos no pueden nacer ni existir ms que cuando el alma introduce vida en ese material y le da a la estructura, forma y armona. Este concepto idealista de la vida constituye el fundamento bsico de cuantas religiones hay en el mundo.

A pesar de su gran diversidad, todas ellas concuerdan en afirmar que un ser supremo Dios dio un alma viva a la carne inanimada y perecedera, y que esa partcula eterna del ser divino es precisamente lo vivo, lo que mueve y mantiene a los seres vivos.

Cuando el alma se desprende, entonces no queda ms que la envoltura material vaca, un cadver que se pudre y descompone. La vida, pues, es una manifestacin del ser divino, y por eso el hombre no puede llegar a conocer la esencia de la vida, ni, mucho menos, aprender a regularla.

Tal es la conclusin fundamental de todas las religiones respecto de la naturaleza de la vida, y no se concibe ni se sabe de una doctrina religiosa que no llegue a esa conclusin. Sin embargo, el problema de la esencia de la vida siempre ha sido abordado de manera totalmente diferente por el materialismo, segn el cual la vida, como todo lo dems en el mundo, es de naturaleza material y no necesita el reconocimiento de ningn principio espiritual supramaterial para ser perfectamente explicado.

La vida no es ms que la estructuracin de una forma especial de existencia de la materia, que lo mismo se origina que se destruye, siempre de acuerdo con determinadas leyes. La prctica, la experiencia objetiva y la observacin de la naturaleza viva sealan el camino seguro que nos lleva al conocimiento de la vida.

Toda la historia de la ciencia de la vida la biologa- nos muestra de diversas maneras lo fecundo que es el camino materialista en la investigacin analtica de la naturaleza viva, sobre la base del estudio objetivo, de la experiencia y de la prctica social histrica; de qu forma tan completa nos abre ese camino correspondiente a la esencia de la vida y cmo nos permite dominar la naturaleza viva, modificarla conscientemente en el sentido anhelado y transformarla en beneficio de los hombres que construyen el comunismo.

La historia de la biologa nos brinda una cadena ininterrumpida de xitos de la ciencia, que demuestran a plenitud la base cognoscitiva de la vida, y una sucesin ininterrumpida de fracasos del idealismo. Sin embargo, durante mucho tiempo ha habido un problema al que no haba sido posible darle una solucin materialista, constituyendo, por esa razn, un buen asidero para las lucubraciones idealistas de todo gnero.

Ese problema era el origen de la vida. A diario nos damos cuenta de cmo los seres vivos nacen de otros seres semejantes. El ser humano proviene de otro ser humano; la ternera, nace de una vaca; el polluelo sale del huevo puesto por una gallina; los peces proceden de las huevas puestas por otros peces semejantes; las plantas brotan de semillas que han madurado en plantas anlogas.

Empero, no siempre ha debido ser as. Nuestro planeta, la Tierra, tiene un origen, y, por tanto, tiene que haberse formado en cierto perodo. Cmo aparecieron en ella los primeros ancestros de todos los animales y de todas las plantas?

De acuerdo con las ideas religiosas, no cabe duda de que todos los seres vivos habran sido creados originariamente por Dios. Esta accin creadora del ser divino habra hecho aparecer en la Tierra, de golpe y en forma acabada, los primeros ascendientes de todos los animales y de todas las plantas que existen actualmente en nuestro plantea. Un hecho creador especial habra originado el nacimiento del primer hombre, del que descenderan seguidamente todos los seres humanos de la Tierra.

As, segn la Biblia, el libro sagrado de los judos y de los cristianos, Dios habra fabricado el mundo en seis das, con la particularidad de que al tercer da dio forma a las plantas, al quinto cre los peces y las aves, y al sexto las fieras y, finalmente, los seres humanos, en primer lugar al hombre y despus a la mujer.

El primer hombre, o sea Adn, habra sido creado por Dios, de un material inanimado, es decir, de barro; despus lo habra dotado de un alma, convirtindolo as en un ser vivo. Pero el estudio de la historia de la religin demuestra palmariamente que estos cuentos ingenuos acerca del origen repentino de los animales y de las plantas, que, de suerte, aparecen hechos y derechos, cual seres organizados, se apoyan en la ignorancia y en una suposicin simplista de la observacin somera y superficial de la naturaleza que nos rodea.

Esa fue la razn fundamental de que por espacio de muchos siglos se creyese que la Tierra era plana y se mantena inmvil, que el Sol giraba alrededor de ella apareciendo por el oriente y ocultndose tras el mar o las montaas, por el occidente. Esa misma observacin superficial y simplista haca creer muchas veces a los hombres que diferentes seres vivos, como por ejemplo, los insectos, los gusanos y tambin los peces, las aves y los ratones, no slo podan nacer de otros animales semejantes, sino que tambin brotar directamente, generarse y nacer de un modo espontneo a partir del lodo, del estircol, de la tierra y de otros materiales inanimados, inertes.

Siempre que el hombre tropezaba con la generacin masiva y repentina de seres vivos, consideraba el caso como una prueba irrefutable de la generacin espontnea de la vida. Y an ahora, existen ciertas gentes incultas que estn convencidas de que los gusanos se generan en el estircol y en la carne podrida, y que diversos parsitos caseros nacen espontneamente como consecuencia de los desperdicios, las basuras y toda clase de suciedades e inmundicias. Su observacin superficial no advierte que los desperdicios y las basuras slo son el lugar, el nido donde los parsitos colocan sus huevos, que ms tarde dan origen al nacimiento de nuevas generaciones de seres vivos.

En efecto, muy antiguas teoras de la India, Babilonia y Egipto, nos advierten de esa generacin espontnea de gusanos, moscas y escarabajos que surgen del estircol y de la basura; de piojos que se generan en el sudor humano; de ranas, serpientes, ratones y cocodrilos engendrados por el lodo del ro Nilo, de lucirnagas que se consumen.

Todas estas fantasas relativas a la generacin espontnea correspondan en dichas teoras con las leyendas, mitos vulgares y tradiciones religiosas. Todas las apariciones repentinas de seres vivos, como cados del cielo, eran interpretadas exclusivamente como manifestaciones parciales de la voluntad creadora de los dioses o de los demonios. En la antigua Grecia, muchos filsofos materialistas refutaban ya esa definicin religiosa del origen de los seres vivos. Sin embargo, el transcurso de la historia facilit que en los siglos siguientes se desenvolviera y llegase a preponderar una especulacin terica enemiga del materialismo: la concepcin idealista de Platn, filsofo de la antigua Grecia.

De acuerdo con las ideas de Platn, tanto la materia vegetal como la animal, por s solas, carecen de vida, y slo pueden vivificarse cuando el alma inmortal, la psique, penetra en ellas.

Esta idea de Platn represent un gran papel contradictorio y, por tanto, negativo en el desenvolvimiento posterior del problema que estamos examinando. Dirase que, hasta cierto punto, la teora de Platn se reflej tambin en la doctrina de otro filsofo de la antigua Grecia, Aristteles, ms tarde convertida en fundamento bsico de la cultura medieval y que predomin en el pensamiento de los pueblos por espacio de casi dos mil aos.

En sus obras, Aristteles no se circunscribi a detallar numerosos casos de seres vivos que, segn su creencia, aparecan espontneamente, sino que, adems, dot a este fenmeno de una cierta base terica. Aristteles consideraba que los seres vivos, al igual que todos los dems objetos concretos, se formaban mediante la conjugacin de determinado principio pasivo: la materia, con un principio activo: la forma.

Esta ltima sera para los seres vivos la entelequia del cuerpo, es decir, el alma. Ella era la que daba forma al cuerpo y la que lo mova. En consecuencia, resulta que la materia carece de vida, pero es abarcada por sta, adquiere forma armnicamente y se organiza con ayuda de la fuerza anmica, que infiltra vida a la materia y la mantiene viva.

Las ideas aristotlicas tuvieron gran influencia sobre la historia posterior del problema del origen de la vida. Todas las escuelas filosficas ulteriores, lo mismo las griegas que las romanas, participaron plenamente de la idea de Aristteles respecto de la generacin espontnea de los seres vivos.

A la vez, con el transcurso del tiempo, la base terica de la generacin espontnea y repentina fue tomando un carcter cada vez ms idealista y hasta mstico. Este ltimo carcter lo adquiri, muy particularmente, a principios de nuestra era, especialmente entre los neoplatnicos. Plotino, jefe de esta escuela filosfica, muy divulgada en aquella poca, afirmaba que los seres vivos haban surgido en el pasado y surgan todava cuando la materia era animada por el espritu vivificador. Se supone, pues, que fue Plotino el primero que formul la idea de la fuerza vital, la cual pervive an hoy en las doctrinas reaccionarias de los vitalistas contemporneos.

Para describir en detalle el origen de la vida, el cristianismo de la antigedad se basaba en la Biblia, la cual a su vez haba copiado de las leyendas religiosas de Egipto y Babilonia.

Los intrpretes de la teologa de fines del siglo IV y principios del V, o sea, los llamados padres de la Iglesia, mezclaron estas leyendas con las doctrinas de los neoplatnicos, fincando sobre esta base su propia elaboracin mstica del origen de la vida, totalmente mantenida hasta hoy por todas las doctrinas cristianas.

Basilio de Cesarea, obispo de mediados del siglo IV de nuestra era, en sus prdicas respecto de que el mundo haba sido formado en seis das, deca que, por voluntad divina, la Tierra haba concebido de su propio seno las distintas hierbas, races y rboles, as como tambin las langostas, los insectos, las ranas y las serpientes, los ratones, las aves y las anguilas. Esta voluntad divina dice Basilio contina manifestndose hoy da con fuerza indeclinable.

El beato Agustn, que fuera contemporneo de Basilio y una de las autoridades ms conspicuas e influyentes de la Iglesia catlica, intent justificar en sus obras, desde el punto de vista de la concepcin cristiana del mundo, el surgimiento de la generacin espontnea de los seres vivos.

Agustn aseveraba que la generacin espontnea de los seres vivos era una manifestacin de la voluntad divina, un acto mediante el cual el espritu vivificador, las invisibles simientes infiltraban vida propia a la materia inanimada.

As fue como Agustn fundament la plena concordancia de la teora de la generacin espontnea con los principios dogmticos de la Iglesia cristiana. La Edad Media agreg muy poco a esta teora anticientfica. En el medioevo, las ideas filosficas, no importa su carcter, slo podan sostenerse si iban envueltas en una capa teolgica, si se cobijaban con el manto de tal o cual doctrina de la Iglesia. Los problemas de las ciencias naturales fueron postergados a segundo plano.

Para opinar acerca de la naturaleza circundante, no se practicaba la observacin ni la experiencia, sino que se recurra a la Biblia y a las escrituras teolgicas. Del mismo modo, y a travs de traducciones frecuentemente muy tergiversadas, llegaron a los pueblos europeos las obras de Aristteles. Al principio su doctrina se estim peligrosa, pero luego, cuando la Iglesia se dio cuenta de que poda utilizarla con gran provecho para muchos de sus fines, entroniz a Aristteles elevndolo a la categora de precursor de Cristo en los problemas de las ciencias naturales.

ROSS JEFFRIES UNSTOPPABLE CONFIDENCE PDF

Resumen capitulo 1 del libro el origuen de la vida de alexander oparin

.

2N3415 DATASHEET PDF

Alexandr Ivánovich Oparin

.

DESCARGAR ASUNTOS INTERNOS DANTE GEBEL PDF

El origen de la vida por Oparin

.

ETIKOLEGAL KEBIDANAN PDF

El Origen de La Vida - Alexander Oparin

.

Related Articles